Nº de registro Sanitario C.2.2/5831

La conducta como expresión de nuestro mundo interior

Cuando nos llega una primera visita a la consulta de psicoterapia, se nos presentan un sinfín de posibilidades de cómo empezar a acercarnos a esa persona que no nos conoce, y de cómo ella nos puede conocer a nosotros también; empiezan a construirse las primeras raíces de lo que será la alianza terapéutica, pieza clave para el éxito de la terapia.

Desde el punto de vista clínico, los profesionales de la psicología disponemos de multiplicidad de herramientas de evaluación psicológica, entre las cuales encontramos las conocidas entrevistas clínicas de diferentes tipos, inclusive las de tipo semi-estructuradas, que combinan preguntas abiertas con cerradas/estructuradas.

A la hora de escoger qué tipo de cuestiones plantearle a la persona que tenemos delante y que viene en busca de nuestra ayuda, tenemos un amplio abanico de opciones para explorar, preguntar, plantear y conversar con nuestros clientes/pacientes.

Pero más importante que el tipo de preguntas que pueden surgir en nuestra primera sesión juntos, nos interesa poner el foco de nuestra atención como profesionales en aquellas áreas que <nos hablan sin hablar>, ¡sí, has oído bien! se puede extraer información muy válida sobre el funcionamiento emocional e interno de una persona tanto a través del lenguaje no verbal, como a través del lenguaje verbal enfocado a cuestiones que a priori, no están directamente relacionadas con la construcción de su mundo interior y el puzle de creencias que ha ido conformando la persona a lo largo de su vida.

¿A qué nos referimos? Pues frente a este precedente, encontramos un buen ejemplo en aquellas cuestiones que podemos ofrecerles a nuestros clientes/pacientes relativas a sus CONDUCTAS: de estilo de vida, de hábitos, de patrones de sueño, de alimentación y en definitiva, de salud física en general. ¿Te has planteado alguna vez como una conducta alimentaria o un determinado patrón de sueño puede aportarnos conocimientos sobre el mundo emocional de una persona o sobre su estado de ánimo? Las conductas son el resultado de <lo que vemos> pero pueden resultar unos buenos indicadores de <aquello que no vemos>. Conocer las conductas como el reflejo o los resultados de procesos más complejos, internos y en definitiva, como el final de muchos caminos de nuestro interior, puede ser una herramienta válida para entender el modus operandi de la persona que tenemos delante y que busca una mejora con nuestro acompañamiento.

Lo mismo sucede con determinadas enfermedades que se tiende solamente a realzar la capa física, superficial o externa pero la realidad es que debajo de esta esfera conductual, existen otras parcelas más profundas a nivel emocional. Sin ir más lejos, la obesidad que alcanza cifras de prevalencia escalofriantes a nivel mundial, hasta hace años atrás, se había tratado como un problema meramente estético y conductual de mala alimentación. Y no es hasta el siglo actual, que se ha empezado a considerar como una mala conducta y unos malos hábitos están directamente relacionados con otras problemáticas más complejas del mundo interno de la persona.

En este sentido, en la actualidad, la obesidad se relaciona con dificultades psicológicas y emocionales que pueden actuar como causa y consecuencia del mantenimiento de una conducta de mala alimentación o de hábitos no saludables.

Es por ello quehemos querido trasladar la importancia de que los profesionales de la psicología pongamos el foco de forma transversal en recoger información de nuestros pacientes no solo relacionada con la psicología, si no, también con otros terrenos que nos pueden aportar igualmente interés, sin extralimitarnos ni invadir parcelas profesionales que no nos compiten.

Y para dar un paso más, nos hemos aventurado desde la escuela online de Clínica Cabal, con un curso innovador sobre la influencia del apego en la obesidad, un tema que nos parece interesante y crucial para entender el fenómeno de la obesidad, que como decíamos al inicio del post, es aparentemente físico, pero que esconde sin duda, muchos procesos psicológicos, entre ellos, el estilo de crianza y las relaciones de las personas que lo padecen con sus cuidadores más próximos. ¿Os parece interesante? Esperemos que sí, ya que estamos deseando presentaros más novedades de este curso y por supuesto, esperamos que en breve esté disponible en nuestra escuela.

¡Hasta pronto!

Con cariño,

Andrea Arroyo

¿Quién es Andrea Arroyo?

Soy Andrea Arroyo Fernández, nací en el año 86 en la preciosa ciudad de Barcelona. Soy psicóloga sanitaria y dietista-nutricionista clínica. Con apenas 20 años me enfrenté a mis primeros pacientes, parece que fue ayer cuando la bata blanca ayudaba a mi inexperiencia a pasar más desapercibida. Desde mis inicios ya sentí que ser sanitaria me llenaba, el cuidado de la salud y el trato con las personas que merecen mi ayuda era, es y será uno de los motores de mi vida profesional. Entre mis VALORES destaco: honestidad, respeto, calidez y afecto.

Los que me conocen bien, me definen como una “buscavidas” nata que encuentra inspiración y motivación en cada puerta que se cierra. Sentir el olor a nuevo y la calidez de un hogar son dos cosas tan simples como gratificantes para mí. Inquieta y curiosa por naturaleza, el baile, los perros y “devorar” libros cuando el tiempo me lo permite son mis pasiones, aunque lo mejor de mi vida, sin duda, saber “vivirla».

Empecé mis primeros estudios universitarios con 18 años, en la Universidad de Barcelona, donde cursé la Diplomatura en Nutrición Humana y Dietética en CESNID (Centro de Estudios Superiores de Nutrición humana y Dietética). A continuación seguí con los estudios superiores del Máster Oficial en Nutrición y Metabolismo, en la misma universidad. Tras adquirir experiencia en investigación con su correspondiente titulación de suficiencia investigadora, me disponía a iniciar el Doctorado. Entonces cambié de rumbo, aparqué mis objetivos como pre-doctoranda y emprendí un nuevo propósito: cursar una segunda carrera. Durante el Grado de Psicología que estudié en la Universitat Oberta de Catalunya tube a un compañero inmejorable, mi hermano. Ambos a día de hoy recordamos esta etapa con entusiasmo. Con la finalización del Máster Oficial en Psicología General Sanitaria, en la Universitat de Girona, doy por consolidada mi etapa académica aunque día a día una parte de mi tiempo lo dedico a actualizarme de forma constante, un en todo profesional sanitario. Este doble perfil profesional define mi única identidad que me diferencia pero sobre todo, caracteriza la riqueza y entendimiento con los que miro a las personas que buscan mi ayuda y confianza. Mi asignatura pendiente es finalizar el Doctorado pero hasta entonces, disfruto de mi trabajo diario. Mi interés por la relación entre la psicología y la nutrición me llevó a crear un grupo de Trabajo en el Colegio Oficial de Psicología de Cataluña titulado: trastornos alimentarios y tratamiento psicológico de la obesidad. En la actualidad, soy la coordinadora del mismo y me siento agradecida de poner en marcha este proyecto altruista que me ha dado múltiples satisfacciones. En la actualidad, mi trabajo se centra en la actividad docente, investigadora, divulgadora y asistencial. Miembro Socia Nº 729 de la Sociedad Española para el estudio de la Obesidad (SEEDO). Me he especializado en el campo de los trastornos de la conducta alimentaria, el sobrepeso y la obesidad y la psiconutrición. En definitiva, especialista en todas aquellas alteraciones que se dan en la relación con la comida y nuestra conducta alimentaria.

Web: andreaarroyo.es

IG y FB: @psicologicoynutricional

Correo: andreaarroyo@copc.cat